La importancia de la Supply Chain en la Industria 4.0

El concepto Industria 4.0, se introdujo en Alemania con el objetivo de diferenciar y potenciar su industria como motor de Europa frente a los nuevos mercados. Es con la denominada Industria 4.0 cuando se conecta definitivamente toda la industria entre sí, y se aborda un proceso profundo de transformación digital de las empresas en sus procesos de producción añadiendo inteligencia en la toma de decisiones gracias al análisis de BigData.

Todas las tecnologías enmarcadas bajo Industria 4.0 como robots autónomos, realidad aumentada, big data analytics, simulación,…. son tecnologías que ya se conocen, son tecnologías que ya existen hoy en día pero que al utilizarlas de forma combinada se produce un cambio en el modo de diseñar, producir, organizar e interactuar entre las empresas y también un cambio en los puestos de trabajo de la industria.

En ITAINNOVA tenemos una apuesta por la Industria 4.0. Tenemos experiencia en muchas de estas tecnologías, en algunos casos estamos hablando de más de 10 años. Nuestra apuesta actual es integrar bajo un mismo paraguas soluciones de simulación, control, electrónica, robótica, multimedia, logística o TICs.

En la imagen anterior se enmarcan las tecnologías I4.0 dentro nuestra fábrica, la fábrica del futuro. Gracias a la tecnología podremos analizar todos los materiales que llegan de los proveedores, podremos utilizar fabricación aditiva para unos nuevos, simularemos desde el comportamiento del material, el comportamiento de las células de control hasta todo el proceso de recepción, producción, almacenamiento, preparación,  envío y analizaremos todos los datos para extraer reglas de gestión que hagan nuestro proceso sea cada vez más eficiente y más respetuoso con el medio ambiente. Con tecnologías como la robótica colaborativa o la realidad aumentada facilitaremos el trabajo al operario convirtiendo la fábrica  en un espacio de trabajo más humano.

Se puede crear una cadena de suministro inteligente si a su vez tratamos todos los datos recibidos de dentro y fuera de la fábrica. Debemos aprovechar la transformación digital para incorporar en las decisiones toda la información de proveedores, del transporte y sobre todo del usuario final, de ahí la importancia no solo de mejorar dentro de la fábrica sino que considerar la industria en toda su cadena. Destacamos la importancia del eCommerce donde el mundo logístico y el mundo digital se deben fundir para entregar al cliente los productos que selecciona desde su móvil, tablet o PC en el punto de entrega acordado puntuales y manteniendo al cliente informado en todo momento.

La Industria 4.0 en sí, pone al usuario final en el centro del proceso, es decir, está enfocada al cliente y debe responder a los intereses individuales de forma rápida y efectiva. Por eso es necesario que las cadenas de suministro de la Industria 4.0 aseguren flexibilidad en los procesos, optimización en los procesos de decisión para poder satisfacer la variabilidad de la demanda y  en definitiva adaptar la supply chain a la digitalización ya existente e inherente a las personas.

Autor: Pilar Fernández – ITAINNOVA

Estado del Arte de Tecnologías Inmersivas para Maquinaria de Construcción

En los últimos años, las tecnologías audiovisuales en el campo de la Realidad Virtual han alcanzado un nivel de madurez importante gracias a la reducción de costes hardware y la evolución tecnológica a nivel de representación gráfica. Esto ha provocado que en 2015 y 2016 se esté produciendo una proliferación de gran variedad de cascos de RV (head mounted displays) como los de los fabricantes: Oculus, Samsung, Sony o HTC, impulsados de forma directa por el sector de los videojuegos.
En este post, se van a explicar como estas soluciones van a permitir el desarrollo de proyectos altamente inmersivos aplicados al sector de los fabricantes de maquinaria y obra pública y cómo explotar sus características.

Una de las características del sector es que habitualmente los productos de los fabricantes de maquinaria son de grandes dimensiones y estas tecnologías de visualización permiten mostrar los productos a tamaño real (escala 1:1) y se puede interactuar con ellos por lo que estas características hacen que aplicar la RV sea muy interesante y se puedan obtener beneficios desde dos enfoques. Uno sería la parte de marketing o preventa para mostrar un producto a un cliente, lo que denominaríamos catálogos virtuales de productos que pueden explotar las posibilidades de portabilidad de algunos dispositivos, pero aún más importante es el segundo enfoque, que une las tecnologías de visualización con los procesos de diseño, permitiendo hacer una importación de los modelos de ingeniería y que éstos se visualicen. La principal ventaja de esta aproximación es que permite obtener un feedback rápido, consiguiendo tener iteraciones más cortas de diseño de producto y eliminar errores antes de iniciar los procesos de fabricación.

Además, estas tecnologías de visualización se pueden explorar para la realización de simuladores de entrenamiento para maquinarias complejas permitiendo un aprendizaje mucho más seguro ya que los trabajadores aprenden a manejar maquinaria entrenándose con el simulador sin exponerse a condiciones que podrían ser peligrosas.

Para el que quiera profundizar, en el Estado del Arte de Tecnologías Inmersivas para Maquinaria de Construcción realizado por ITAINNOVA y ANMOPYC, dentro del proyecto “Aplicación de nuevas tecnologías inmersivas para la innovación en la maquinaria de construcción, obras públicas y minería”, financiado por el Programa de Agrupaciones Empresariales Innovadoras, se profundiza en las posibilidades de estas tecnologías, incluyendo las posibilidades de la Realidad Aumentada, presentando su grado de madurez para su implementación en la empresa y proyectos punteros que se están realizando en el sector.

Autor: David Díez – ITAINNOVA

Tecnología y modelo de negocio en el camino hacia la industria 4.0

Tener un producto competitivo en el mercado exige una labor continua de mejora y evolución del mismo que permita diferenciarse de los competidores e ir incrementando funcionalidades y prestaciones y/o reduciendo costes.

En la mayoría de los casos y particularmente en las pymes esto se consigue a partir de innovaciones incrementales realizadas de forma más o menos sistemática hasta el punto de que para la mayoría de las empresas esto no es una opción. Es una necesidad. Estas empresas tienen que innovar continuamente en su producto y lo hacen sin necesidad de grandes estructuras y estrategias. En ocasiones el avance es pequeño, en otras es más grande (y ahí están las diferencias entre unas empresas y otras), pero es una labor de mera supervivencia.

Sin embargo la reducción de costes tiene un límite pues es complicado que una empresa pyme controle toda la cadena de valor y además siempre habrá alguien en cualquier parte del mundo que lo haga más barato. Por otra parte, mejorar el producto en prestaciones, calidad, funcionalidad, etc siempre aportará más valor al cliente, pero ¿supone incrementar el coste?, ¿estará dispuesto el cliente a pagar por ese extra cuando la oferta es amplia?.

Así pues, el buscar la diferenciación únicamente por la vía del producto es cada vez más difícil a no ser que se consigan innovaciones radicales debido a la posibilidad de entrada en un mercado de competidores de cualquier parte del mundo, la caída de barreras de acceso al conocimiento, a la tecnología y al talento o la rapidez de evolución de los mercados, que están cambiando el panorama competitivo de las empresas.

Por tanto romper estas disyuntivas es la clave. Conseguir simultáneamente dar más valor al cliente y reducir el coste parece incompatible. Y puede serlo si únicamente se considera el producto y proceso como palancas de innovación.

Es necesario algo más para diferenciarse de la competencia. El producto tiene que ser un elemento más de una propuesta de valor integral que basada en el conocimiento y la tecnología, incorpore aspectos de servicio y otros elementos intangibles que puedan dar lugar a nuevos modelos de negocio.

Aparecen entonces varios elementos clave sobre los que trabajar: la tecnología, el modelo de negocio y el conocimiento como aglutinador de ambos.

La tecnología puede definirse como el conjunto de conocimientos y know-how implementados en forma de método, proceso, herramienta o sistema suficientemente asentado y que contribuye a los objetivos estratégicos y operativos de la empresa. Con esa orientación al conocimiento, la clave no está en la tecnología por si misma – hoy en día cualquier tecnología es accesible en cualquier parte del mundo – sino en gestionarla adecuadamente, en gestionar el conocimiento. Y esto supone básicamente integrar la estrategia tecnológica en la estrategia global de la empresa, al mismo nivel y con la misma importancia que otras estrategias específicas como la asociada a marketing, cadena de suministro o internacionalización, pues todas ellas se pueden apoyar en elementos tecnológicos que permitirán generar ventajas competitivas.

Esto exige una actividad continua de vigilancia, análisis (interno sobre las propias capacidades y externo sobre las oportunidades identificadas) e implementación que sin duda terminará en innovaciones de un tipo u otro y dará lugar a ampliar la base de conocimiento de la empresa.

En cuanto al modelo de negocio se pueden incorporar servicios al producto, buscar nuevos canales de venta, hacer partícipes a los clientes en el diseño, establecer colaboraciones, definir nuevos modos de relacionarnos con los clientes, … Las posibilidades son muchas y aquí también se puede innovar sobre todo cuando se pasa de poner el foco en el producto o los procesos para ponerlo en el conocimiento dedicando esfuerzos a intentar explotar el conocimiento acumulado por múltiples vías. Por ejemplo a través de procesos de innovación abierta, diversificando producto hacia otras opciones que se asienten en la misma base tecnológica o incorporando servicios al producto basados en el conocimiento.

Y aquí es dónde cobran relevancia hoy en día las nuevas tecnologías asociadas al concepto de Industria 4.0 ya que nos pueden permitir tener un conocimiento más profundo de nuestros procesos y productos y sobre todo porque nos pueden llevar a nuevos modelos de negocio.

Aquí un ejemplo de ello en el sector aeronáutico https://digit.hbs.org/submission/rolls-royce-internet-of-things-in-aviation/ y también interesante este otro en el sector tecnológico http://www.forbes.com/sites/gregsatell/2016/08/21/how-ibm-is-building-a-business-around-watson/#4aae2d108440 En los casos, la actividad de la empresa, su modelo de negocio se está reinventando a partir de las posibilidades de la tecnología y aunque sean casos de grandes empresas multinacionales, pueden tener reflejo, a su escala, en empresas más pequeñas.

Por todo esto si se quiere aprovechar al máximo las potencialidades que el camino hacia la industria 4.0 puede ofrecer, debe enfocarse el planteamiento con una visión transformadora y no solo de mejora incremental tratando únicamente de aprovechar las prestaciones mejoradas de unas determinadas tecnologías. La industria 4.0 ofrece pues la posibilidad de reinventar los modelos de negocio y abrir camino a nuevas posibilidades … hasta el extremo. https://www.enriquedans.com/2017/01/apologia-de-la-autodestruccion.html

Autor: Alfredo Gómez – ITAINNOVA